El tango argentino: historia y evolución de un género apasionado

El tango argentino es una expresión cultural apasionada que, con su música melancólica y baile sensual, trasciende fronteras . Ha dejado una huella indeleble, influyendo en la moda, la música y la danza contemporánea.

“Baile rioplatense, difundido internacionalmente, de pareja enlazada, forma musical binaria y compás de dos por cuatro”, así lo define la RAE. En este artículo, exploraremos su rica historia y evolución, y cómo ha conquistado corazones en todo el mundo.

Orígenes del tango

Nació en los barrios marginales de Buenos Aires en el siglo XIX, influenciado por la mezcla de culturas africanas, indígenas, europeas y gauchas. Originalmente, era un baile subversivo y provocador que se desarrolló con melodías simples.

Los inmigrantes europeos, en su mayoría italianos y españoles, trajeron consigo sus 
instrumentos y estilos musicales que influyeron en la música tanguera. Con el tiempo, evolucionó y se sofisticó, atrayendo tanto a la clase trabajadora como a la alta sociedad.

El tango en Buenos Aires

A principios del siglo XX, la ciudad se llenó de salones de baile y orquestas tangueras. El género se convirtió en una parte integral de la identidad de Buenos Aires; sus letras expresan la melancolía y la pasión de la vida en la ciudad, así como cuentan las historias de amor y desamor de sus habitantes.

La época de oro comprendió las décadas de 1930 y 1940, durante las cuales alcanzó 
su apogeo también en el mundo.

Hoy en día, la ciudad sigue siendo un destino tanguero, con espectáculos y escuelas que mantienen viva esta tradición. Algunos lugares emblemáticos que podemos encontrar son: Niño Bien, La Catedral, Café Tortoni, La Viruta, La Calesita, Confitería
Ideal entre otros.

Música y letra

Su forma musical es binaria (tema y estribillo) y tiene compás de dos por cuatro. Suele ser interpretado por una orquesta típica o sexteto con instrumentos como el bandoneón, el piano, el violín, la guitarra y el contrabajo.

Las letras suelen basarse en el lunfardo (la jerga rioplatense).Los versos son poéticos y evocadores, expresando desamores o reclamos políticos, lo que agrega una capa adicional de emoción y sumado a la interpretación apasionada es lo que lo hace único.

El baile: la conexión perfecta

“El tango es cosa de a dos”. Y así se puede observar en este sensual baile de pareja, donde se exige habilidad, técnica y un buen entendimiento entre los bailarines para lograr expresar su conexión de una manera única. En sus comienzos se realizaba sólo entre hombres y luego se volcó al baile mixto.

En esta danza se definen dos roles en los participantes: el líder y el seguidor; y ambos deben tener en cuenta buenas prácticas para afianzar la conexión. Algunos de estos elementos son utilizar un abrazo cómodo, mantener el eje, escuchar, ser abiertos y sobre todo, disfrutar.

Basta con asistir a una de las tantas milongas que existen hoy en la ciudad para deleitarse con los movimientos seductores y enérgicos que hacen que sea una experiencia intensamente personal.

Su proyección al resto del mundo

Este género ha trascendido fronteras y se ha convertido en un fenómeno global. Encontró seguidores en ciudades como París durante las décadas de 1910 y 1920, y desde entonces, se ha arraigado en la cultura europea. Asia no se quedó atrás, con festivales de tango y escuelas de baile en lugares como Tokio y Seúl.

Ciudades como Nueva York y Los Ángeles también han visto florecer una comunidad tanguera vibrante. En la época actual también lo escuchamos presente en Hollywood, en bandas sonoras y escenas icónicas como en Perfume de Mujer (1992). Además, ha inspirado fusiones con otros géneros musicales dando lugar a interpretaciones modernas y emocionantes.

Algunas de sus figuras más icónicas

Astor Piazzolla (1921-1992)

Un virtuoso del bandoneón, creó obras maestras como “Adiós Nonino” y “Libertango.” Sus composiciones son complejas y emotivas, fusionando ritmos y armonías de diversas influencias musicales. Su música ha sido interpretada por artistas de todo el mundo.

Osvaldo Pugliese (1905-1995)

La orquesta de Pugliese se destacó por la incorporación de elementos de música clásica. Temas como “La Yumba” y “Recuerdo” son emblemáticos de su estilo inconfundible. Pugliese también fue un defensor de los derechos humanos y un símbolo de resistencia durante los años de la dictadura militar en Argentina.

Anibal Troilo (1914-1975)

Tuvo la capacidad para transmitir emociones profundas a través de sus melodías.. Canciones como “Sur” y “La Cumparsita” se convirtieron en clásicos del tango en su interpretación.

Colaboró con destacados letristas y cantantes, como Edmundo Rivero y Roberto 
Goyeneche, lo que enriqueció aún más su legado musical.

Carlos Gardel (1890-1935)

Talentoso cantante, compositor y actor de cine. Su voz inconfundible y su carisma en el escenario lo convirtieron en un ícono. Algunas de sus canciones más famosas incluyen “Mi Buenos Aires querido” y “Volver”. Su influencia trascendió las fronteras de Argentina y se extendió por toda América Latina y Europa.

En fin, este género es un testimonio de la rica historia y cultura de Argentina. Su 
evolución a lo largo de los años refleja la adaptabilidad y la perdurabilidad de esta forma de arte apasionada.

Otras notas que te pueden interesar